La línea del pensamiento

[…] Porque los pensamientos de la consciencia no son rectos, las ideas, las meditaciones no circulan todas en paralelo, dentro de la cámara de pensamiento de los seres, existe un guirigay atronador, que llegaría a hacer enloquecer al cualquiera que fuese capaz de escucharlo en todos su detalles, como si de una fuga a infinitas voces se tratase. La línea de conciencia, la aparente voz solitaria que escuchan los seres dentro de si mismos, no es más que el sumatorio del conjunto formado por una mezcolanza amorfa de instintos, deseos -sed-, moral, memoria, anhelos, razonamientos lógicos, motivaciones, inclinaciones, supersticiones, maldades, bondades, inspiración, y una lista infinita de elementos. […]

newyorkr

Portada del New Yorker 18 de Octubre de 1969

[…] si la conciencia no es más que la línea de pensamiento escuchable, resultado del sumatorio infinito, existen algunos seres, no nacidos aun, pero que está contemplado que lleguen a nacer, y por eso que su existencia no deja de ser un hecho; que no es que posean una línea de conciencia, sino que poseen dos. Seres capaces de seguir dos caminos mentales al mismo tiempo, y no nos referimos a ir alternando de uno a otro, como si de un trastorno bipolar común se tratase, eso no es más que un burdo espejismo, nos referimos aquí a un verdadero procesamiento en paralelo de la mente. Dos, tres, cuatro, y un número cada vez mayor de líneas de conciencia,[…]

De la abstracción del alma y otros pesares

Tagged on: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.