Q2 – Quejas sobre el sistema pedagógico real ( Crítica Constructiva a un Conservatorio)

esta entrada pertenece a una parte de la Crítica Constructiva a un Conservatorio

¿Qué se ha oído sobre la Q2?

Q2.1 – Este profesor sigue aun en el plan 66

La mayor parte del profesorado actual de conservatorios se ha formado siendo alumno del plan 66. ¿Qué significa esto?

De los pocos aspectos pedagógicos que cita el plan 66 (Decreto 2618/1966) el más relevante es el artículo 23. En una época en la que los conservatorios se dividían en Estatales y No Estatales:

Los programas de los exámenes que constituyan el final del grado o asignatura serán iguales en todos los conservatorios y determinados por orden ministerial. Los cambios de programa deberán ser publicados antes de empezar el curso académico.

Dos años después, aparece publicada la Orden de 21 de Junio de 1968 en la se dictan las instrucciones de como deben ser los exámenes de Grado (Grado no entendido como Bolonia, por supuesto; sino como G. Elemental, G. Medio y G. Superior). En esa orden se pueden desenterrar perlas retóricas como

“Los exámenes escritos cuya índole lo permita serán efectuados en clausura colectiva vigilada […]”.

Y qué más dice acerca de estos exámenes (anexo 1 / lo que hay entre paréntesis es mío):

  • base 2: Cada prueba tendrá carácter eliminatorio, por lo que el Tribunal podrá dar por terminado el examen después de cualquiera de ellas (Nada de evaluación continua o hacer media para compensar unos aspectos por otros)
  • base 3: Todas las composiciones deberán ser ejecutadas en el movimiento indicado en su encabezamiento o transcurso. Sólo en los estudios que tengan señalado un aire extremadamente vivo podrá admitirse una ligera reducción de velocidad. (No lo desarrolla más, pero que una ley indique este tipo de aspectos denota el espíritu de fidelidad a la partitura de la que no cabe interpretación: o haces lo que pone tal cual – aunque esto habría que discutir, si al final se hacia lo que ponía, o lo que la tradición decía que ponía – o fuliminado)
  • base 4: Dos, por lo menos, de las composiciones correspondientes al último curso de un instrumento […] serán interpretadas de memoria.
  • base 5: En el acto del examen […] se ejecutará íntegra una obra de cada apartado, salvo cuando la composición conste de varios tiempos o partes […] La obra se determinará a la suerte, siempre que en el apartado figuren varias. (Entiendo aquí que apartado se referirá a estilo musical)

No hace falta seguir esta labor arqueológica. Queda claro que en el Plan 66, y por orden Ministerial, toda la enseñanza musical, desde la primera clase de elemental hasta la última de superior, se centraba en la presentación de un cierto número de obras, señaladas más o menos de forma oficial, a final de cada curso. Y la superación del examen y su consecuente promoción al curso siguiente venia determinada por la realización de esa prueba en ese día concreto. Pues bien, la LOGSE/LOE es otra cosa. No quita la realización de un programa, pero añade un conjunto de aspectos mucho más amplios.

Y a pesar de este cambio de modelo, hay profesores que siguen basando totalmente su programación en la realización de un programa, como fin en si mismo. Se aprende haciendo, es cierto, pero no puede convertirse el programa de cada curso en un fin en si mismo. El programa es un fin en el Plan 66, mientras que el programa es un medio en la LOGSE/LOE.

Es más, el programa era el mismo, (o poca variación se admitía) para todo el alumnado de un mismo curso, sin tener en cuenta las características del alumno.Quizá la realización de un programa como fin sea un buen método de aprendizaje para muchos alumnos, pero lo cierto es que no es el método más adecuado para todo el mundo.

Al mismo tiempo, aquejarse de que un profesor sigue aun en el Plan 66 no es únicamente criticar su forma imponer un programa como único objetivo. Aquejarse de que un profesor sigue aun en el Plan 66 suele indicar que aun se mantiene una arcaica situación de dominación en la que se establecen relaciones de poder y temor entre las exigencias del profesor y las posibilidades de las que es capaz el alumno, lo cual propicia situaciones de acoso y derribo anímico que pueden llegar a frustrar a los alumnos.

Q 2.2 – este profesor solo hace tonterías

Con la llegada de la LOGSE se abrió todo un nuevo mundo pedagógico, en el que la organización principal de currículum pasaba del Programa cerrado del Plan 66 a la consecución de unos objetivos, que eran mucho más que la interpretación de obras, mediante la transmisión de unos contenidos presentados metedológicamente. Y la evaluación atendía a unos criterios que, al mismo tiempo, van más allá de la interpretación de las obras un día concreto.

Si no se ha visto aun la crítica al lenguaje de índices ahora es también un buen momento para hacerlo.

Con toda esta revolución, se debe destacar uno de los nuevos tipos de profesorado que ha surgido (suelen ser mucho menos numerosos que los que aun siguen en el Plan 66) que, a mi juicio, se ha perdido en toda esta maraña de conceptos, y que han distanciado la vista de algunos de los objetivos, ya que no olvidemos que la interpretación de un programa adecuado al nivel sigue siendo un objetivo principal. Este tipo de profesorado, más permisivo y condescendiente con el alumno, suele adaptar, quizá en exceso los niveles de exigencia a las capacidades del niño, con el resultado de que el alumno, no estará desmotivado, pero tampoco se enfrentará a grandes retos que le fuercen a trabajar duro. Entonces, la clase con este tipo de profesor se puede convertir demasiado en un juego

TOQUE DE ATENCIÓN sobre la Q2.1 y Q2.2

Primero, quiero aclarar, que con esto no estoy hablando de ninguna persona en concreto, tan sólo estoy diseccionando a los arquetipos de profesores que todos tenemos en nuestro imaginario colectivo. Y el hecho de que intente criticar estos arquetipos no significa que yo me excluya de todo mal. Si hago una crítica constructiva a un conservatorio, yo mismo soy el primero que está siendo objeto de crítica. Hablar de la praxis docente de tu mismo colectivo es difícil, pero espero que sea entendida con condescendencia puesto que lo que aquí se busca es mejorar y renovar los aspectos negativos que todavía perviven en los Conservatorios.

El toque de atención que se puede hacer sobre la Q2.1 es que por una parte la administración no ha sabido asumir su papel a la hora del reciclaje obligado del profesorado, ofreciéndole cursos estimulantes y lo suficiente convincentes como para que cambien su mentalidad. Y por la otra parte, el propio profesorado no ha querido cambiar un sistema de enseñanza que heredó de una tradición, y que si él pasó por ahí, pues el alumno también lo debe sufrir.

Respecto a la Q2.2, añadiendo mi crítica al lenguaje de índices, realmente el problema es porque, como ya he repetido varias veces, no se ha institucionalizado un sistema de enseñanza propio de la música en las especialidades instrumentales, siempre hemos ido cogidos de la mano de las enseñanzas de régimen general. Y entonces, los apaños que se hacen para adaptar el currículum propio de la LOGSE/LOE se quedan en eso: apaños.

 

5 thoughts on “Q2 – Quejas sobre el sistema pedagógico real ( Crítica Constructiva a un Conservatorio)

  1. aragón

    yo solo se que los conservatorios superiores se dedicaron a repartir titulos a sus familiares y amigos y a los que nos los currábamos estudiando 8 horas diarias nos suspendían para que no tuviéramos el título. así nos ha pasado a infinidad de gente por toda españa

  2. Favoritismos en los conservatorios

    Hola. Somos un equipo de personas dedicadas a recopilar datos y estudiar casos de alumn@s de conservatorios que han sido afectados por algún tipo de injusticia o favoritismo, como los acaecidos durante el plan 66. Si crees que eres o has sido uno de ellos, o tienes problemas para retomar los estudios, etc., cuéntanos tu caso en: justicia_academica@hotmail.com
    Estamos descubriendo que hay muchos más casos similares por toda la península y con la colaboración de todos se puede llevar a cabo algo efectivo. Gracias!!

  3. Pingback: Verdades como puños del mundo de los Conservatorios. Descubro a José Antonio Coso | Oysiao en el Oasis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.