Q3 – Quejas sobre la organización interna de cada centro (Crítica Constructiva a un Conservatorio)

esta entrada pertenece a una parte de la Crítica Constructiva a un Conservatorio

¿Qué se ha oído sobre la Q3?

Q3.1 – Aquí cada profesor va a la suya

A ver, que levante la mano el que sepa cual es la secuenciación de contenidos de las demás asignaturas que no son la suya, y en consecuencia tenga una programación de departamento (consensuada por todos, y que no sea un copia y pega de la ley) estrechamente relacionada con las otras.

No vamos a negar que cada maestrillo tiene su librillo, pero la Comisión de Coordinación Pedagógica debería reunirse para poner en común aspectos pedagógicos detallados, y no temas generales como ocurre siempre. Y las reuniones de departamento no deberían realizarse con el propósito de cumplir el calendario, sino para hablar detalladamente de la evolución del curso y decidir estrategias de actuación concretas.

Al final, las asignaturas parecen cosas inconexas, y los contenidos no están sincronizados: la primera vez que se presentan cuesta más trabajarlos, y a la segunda es una pérdida de tiempo si se vuelven a presentar como nuevos.

Pero claro, el problema de eso es que requiere más tiempo de dedicación por parte del profesorado y una complejidad mayor de estructuración del curso.

Para más detalles sobre las causas de esto, ver la entrada: Las horas lectivas a debate dentro de la jornada laboral docente

Q3.2 – Siempre estamos con el mismo problema todos los años

¿Por qué se repiten el mismo tipo de quejas todos los años? ¿Por qué el profesorado nuevo siempre tiene las mismas dudas? ¿Por qué se repiten el mismo tipo de quejas en las mismas épocas del año?

Nunca lo comprenderé. Un problema solo puede presentarse una vez, a lo sumo dos. Todo problema tiene una solución, o al menos, forma de mitigación. Pues una vez detectado el problema y encontrada su solución o mitigación, no hay que solucionarlo y ya está. Hay que tomar medidas para que no vuelva a pasar en los siguientes años.

Ah, perdón. Para eso está la memoria del curso, o se levantan actas de reuniones. Pues la memoria del curso y las actas, donde supuestamente habrían soluciones concretas a problemas específicos, deberían ser de acceso público y de obligada lectura para todo el profesorado. Sobretodo, para el profesorado nuevo que se incorpora y no tiene ni idea de que decisiones particulares se han tomado en años anteriores a su llegada. Y el profesorado permanente del centro debería preocuparse por informar al nuevo profesorado sobre estas cuestiones. ¿Tan difícil es transmitir el conocimiento y la experiencia acumulada año tras año?

Ahora, que levante la mano el que no haya oído los mismos problemas o dudas repetidos una y otra vez en los claustros o reuniones. Para más detalles sobre las causas de esto, ver la entrada: El ciclo de mejora – La rueda que no rueda

Q3.3 – No hay un liderazgo eficaz

Dentro de una institución educativa hay muchos niveles de liderazgo, desde el profesor respecto de sus alumnos, hasta el director del centro (que no deja de tener un inspector y un legislador por encima) pasando por las diferentes jefaturas de departamentos, comisiones y demás órganos de gobiernos. Pero centrémonos ahora en liderazgo más visible: el director del centro. ¿Qué papel debe jugar un director de un centro educativo? ¿Debe ser un líder pedagógico o un líder administrativo? Está claro que las dos funciones son primordiales. Y para el correcto funcionamiento del centro se necesitan personas que sepan liderar en ambos sentidos.

Q3.4 – No hay una estrategia eficaz

Este punto realmente se desprende de la Q3.3, ya que las estrategias de actuación emanan principalmente del líder del centro. Y de la misma forma que el doble perfil pedagógico y administrativo es necesario para el liderazgo, esta doble vertiente es la que hay que buscar en las estrategias que se planifican. ¿Qué objetivos se esperan pedagógicamente de los alumnos? ¿Qué objetivos se esperan del centro en el entorno social y administrativo?

Toque de atención sobre la Q3.1 y Q3.2

Ir cada profesor “a su bola” puede demostrar dos cosas bien diferentes que requieren de soluciones bien distintas:

  1. Falta de interés.
  2. No estar de acuerdo con lo establecido
Sobre el punto 1 hablaré en la Q4, pero sobre el punto 2 sí que me quiero explayar un poco más. Bajo mi punto de vista es preferible que el problema se dé por no estar de acuerdo con lo establecido, que por falta de interés. Ya que si es por falta de interés, poco cambiará, mientras que si los problemas se producen por un desacuerdo, la persona en desacuerdo puede que tenga interés en: poner a los demás de su parte o intentar llegar a un punto en común. Y mientras haya interés hay esperanza por mejorar.
El no estar de acuerdo con lo establecido no debe suponer: “pues me quedo en mi sitio y ya porque no me hacen caso”. No estar de acuerdo con lo establecido debe conllevar las siguientes estrategias de actuación:
  • ¿Cuáles son mis ideas?
  • ¿Cuáles son las ideas de los otros?
  • ¿En qué puntos estamos en desacuerdo? ¿qué origina esos puntos de vista diferentes?
  • ¿Hay alguna forma de acercar esos puntos de vista?
  • ¿Podría de alguna forma acoplarme al punto de vista de los otros?
  • ¿Podrían los otros de alguna forma acoplarse a mi punto de vista?

Toque de atención sobre la Q3.3 y Q3.4

Una de las enseñanzas de la picaresca española es la de eludir hábilmente las responsabilidades. Y en este sentido no nos quedamos cortos en los conservatorios. Es muy fácil echar la culpa del malfuncionamiento del centro a su líder o a su estrategia (si es que la hubiere), pero acaso:

  • ¿intentamos ayudar al líder en su misión y visión del centro?
  • ¿hacemos lo que esta en nuestro rango de acción para mejorar las cosas? Siempre hay cosas que están en nuestra mano para poder ser mejoradas.
Y por último, los docentes somos los que elegimos (o al menos) ayudamos a mantener en el poder a los líderes. No podemos quejarnos del liderazgo que ejerce una persona si nosotros luego no ofrecemos una opción mejor. Es muy fácil criticar sin aportar soluciones.

3 thoughts on “Q3 – Quejas sobre la organización interna de cada centro (Crítica Constructiva a un Conservatorio)

  1. Manuel

    Yo he escuchado otro tipo de quejas, como acosos laborales, boycot a todo tipo de iniciativas, intentos de destruir a los alumnos de otros profesores, etc.. En general, estoy de acuerdo en que la colaboración sería la meta, pero tendrían que existir mecanismos para que esos ideales no se conviertan en la excusa para todo tipo de actuaciones reprobables.

    Saludos y mis mejores deseos a esta página.

  2. Riss

    Yo siempre veo que se repite lo mismo. Se empieza con ganas y pronto el ánimo cae. Ni decir ya con aquellos que empiezan con pocas ganas. De esos no se puede esperar nada.

    Totalmente de acuerdo con Manuel. Además, si no eres una persona problemática y te haces amiguete de alguien “de arriba”, incluso puedes estar en un destino que no sea el tuyo, exactamente (todos nos entendemos), etc.

  3. Oysiao Post author

    Si se produjera un único acoso laboral, y la persona solitariamente denunciara, posiblemente sufriría las consecuencias en su vida laboral (oposiciones, destinos, vía libre o no para iniciar proyectos, etc.).
    Pero si se producen muchas de estas situaciones y nadie dice nada, seguiremos igual. Seguiremos permitiendo la perpetuación de acosos, boycots, etc…

    Quizá es un poco utópico, pero esa actitud no debe dejar de ser nuestra referencia. Tenemos que reaccionar con valentía ante las injusticias (y no tenemos excusa cuando esa misma injusticia la sufren otros tantos) o de lo contrario estamos permitiendo que sigan existiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.