I SIMPOSIO INTERNACIONAL Música y Empleabilidad

El pasado sábado 15 de diciembre se celebró en la Mancomunidad de la Hoya de Buñol-Chiva el I SIMPOSIO INTERNACIONAL sobre Música y Empleabilidad: El talento local valenciano en un mundo global. Y al igual que lo fue el I Congreso de Conservatorios Profesionales de la Comunidad Valenciana, nos encontramos de nuevo con otra cita obligada para la comunidad educativa y entorno social inmediato de los conservatorios y la música. Los tiempos que corren, y los que están por venir, deparan nuevos retos de empleabilidad en el sector musical, que no debemos olvidar si queremos asegurar el éxito profesional de nuestro alumnado.

Lo que sigue a continuación es un resumen (más o menos elaborado, para hacer más amena la lectura) de las notas que tomé durante algunas intervenciones.

Apertura

Intervención de Maria José Catalá – Consellera de Educación, Cultura y Deporte

Estamos aquí para, entre todos, buscar el futuro de nuestros alumnos. Hemos de reflexionar sobre la empleabilidad de los músicos valencianos ya que nuestra comunidad es el gran conservatorio de España, y tenemos una red de centros que titula a un gran número de profesionales. Es imposible pensar en nuestra tierra sin tener en cuenta el pequeño milagro que sucede en cada uno de nuestros pueblos, y es que por pequeña que sea la localidad se encuentra en ella, como motor cultural, una sociedad musical.

Estamos viviendo momentos muy duros para todos los sectores, y el musical no es una excepción, y aunque somos una cantera que exportamos a todos los rincones debemos seguir preocupándonos por el futuro y empleabilidad de todas estas personas.

Si estamos aquí es por un deseo profundo de actualización. En la Conselleria pensamos que la música tiene mucho que decir, y por ello hemos peleado muchísimo por la presencia de la música en el sistema educativo nacional y no había nadie como nosotros para alzar la voz en este sentido. Defendiendo que que la música mejora el rendimiento del alumnado, ya que como pudimos ver en los resultados de la Evaluación Diagnóstica, aquellos que dedican dos o más horas semanales a la música mejoran su rendimiento académico.

Pensamos que la música es una fuente de inserción y futuro laboral. Nadie como nosotros para asegurar la música en el futuro y para decir que tenemos la mejor red de centros de todo el panorama educativo español. Por eso tenemos que mejorar las expectativas de las personas que estamos formando, saber a qué van a enfrentarse, como puede mejorar su carrera profesional.

Como decía Nietsche, “sin música la vida sería un error”. Por eso hoy tenemos que hablar de música, realidad, futuro, educación, inserción laboral y calidad en las enseñanzas musicales.



Ponencia I | Modelo musical made in valencia. Perspectivas de futuro

Marcial Díaz Garrigues (moderador) – Técnico de Empleo y Desarrollo Local

Queremos establecer las perspectivas de futuro factible a partir de la realidad económica actual. Proponer medidas que puedan emplearse en las administraciones competentes, analizar las nuevas competencias profesionales para aumentar su empleabilidad y establecer una comparación con las competencias en las que se prepara ahora.

Manuel Tomás – Subdirector General de Calidad Educativa

La reflexión de hoy no ha de ser solo de contenidos, sino de futuro profesional. Un 26% de titulados de música de todo el estado son de la Comunidad Valenciana. Pero los datos son preocupantes ya que hay un 65% de paro juvenil, y esto está también afectando a nuestros músicos valencianos.

Si hacemos un análisis de la situación, a partir de los ’60 se hizo un importante avance en la empleabilidad con la creación de orquestas y numerosos centros educativos. En los años ’80 hubo una nueva oleada, con la creación muchos otros conservatorios. Pero en el 2006-2007 se terminó la ola de empleabilidad. De repente nos sobrevino una crisis muy grande que va asociada a un cambio en la sociedad y nos encontramos ahora ante un nuevo escenario. Este nuevo escenario entra en contradicción con las sociedades industriales y es lo que provoca la crisis.

En primer lugar, no debemos quedarnos inactivos. Nuestra actitud no puede ser esperar hasta que escampe, como si de una tormenta se tratara, y luego seguir haciendo lo mismo que hacíamos en los años ’60. ¿Qué podemos hacer? Debemos explorar dos líneas, que han de estar totalmente coordinadas.

  • Las instituciones y política de los organismos públicos
  • Las actitudes individuales.


Nos encontramos en la necesidad de aprender durante toda la vida. En las sociedades industriales hay dos etapas muy bien diferenciadas. Estudiar hasta los 26 años (en el mejor de los casos) y luego usar lo aprendido. Pero aquello de primero estudias y luego trabajas se acabó. Otra idea es la internacionalización del trabajo, será difícil que encontremos trabajo en el área geográfica donde nacimos. El mercado laboral es el mundo y esto implica no solo idiomas sino una nueva mentalidad (aquello de carreta y manta).

Y dentro de los parámetros de una economía racional no podemos estar los músicos esperando que nos emplee lo público. En este contexto el emprendedurismo cobra una importancia brutal, no solo se trata de que me contrate lo público, sino como podemos crearnos una profesión docente. No debemos ver esta crisis como una amenaza, sino como una oportunidad.

Las industrias culturales tienen un impacto del  3,8% en la economía, mayor que el de la agricultura.

No podemos esperar que con las competencias tan hiperexclusivas del alumnado que termina el superior tocando interpretativamente implecable el repertorio de la música occidental de 1700 a 1950 pueda encontrar fácilmente trabajo.

Mariano Fernández Enguita dice “no desaproveches nunca una crisis”. Hemos de realizar un replanteamiento, que la crisis se espere como oportunidad y que nos coloque en la vanguardia de la música, como siempre ha sido así.

Pau Rausell Kóster – Profesor del Departamento de Economia Aplicada de la Universidad de Valencia

La ocupación de los músicos no solo es importante para los músicos, es importante para todos. Las investigaciones dicen que el factor más importante para explicar la diferencia de renta per capita entre grupos poblacionales es el porcentaje de gente ocupados en sectores culturales y creativos. Por lo tanto, ocupar a los músicos no solamente es una cuestión de los músicos, sino que afecta en general a la competitividad de todo el territorio. Nos tenemos que preocupar de que los músicos, los de artes escénicas y de que en todos los sectores culturales y creativos tengan empleo, porque de esto va a depender nuestra calidad de vida.

La empleabilidad es la facilidad o dificultad con la que un individuo puede encontrar empleo.

¿Como afecta la música a la empleabilidad de las personas? Es evidente que formarse en música es formarse en algo que tiene valor de mercado. Invertimos en capital humano que se puede capitalizar en el mercado laboral. Y la música es una de las profesiones que permite capitalizarse en situaciones extremas, es decir, un recurso que puede permitir la subsistencia en situaciones extremas. Es el caso de la indigencia sobre la música. Un mendigo puede vivir haciendo música en la calle, nadie hace la declaración de la renta en el metro. E incluso en el ámbito de la música se permiten muchas irregularidades, que no se permiten en otros sectores.

Las sociedades musicales son redes sociales y la empleabilidad también están muy relacionada con las redes personales del individuo. Uno que se forma en el ámbito musical está acumulando capital social. Más del 60% de los empleos no se encuentran a través de las oficinas de empleo, sino a través de los contactos. Esta riqueza de las relaciones sociales hace que los que pasan por el mundo musical mejoren sus factores de empleabilidad.

La salud es otro factor que afecta a la empleabilidad, y hay una investigación italiana que propuso gastar mucho más dinero en política cultural para ahorrar en política sanitaria, dado que demostró los efectos beneficiosos de los consumos y prácticas culturales en la salud.

Hay un conjunto de factores que mejoran notablemente la empleabilidad. Las sociedades musicales son los grandes empleadores de músicos, además de que generan recursos de formación de nuevos músicos. Partimos con ventajas, no aprovecharlas seria un error. La empleabilidad también tiene que ver con la capacidad de excelencia, y esto es una capacidad que se desarrolla en los músicos.

Aunque nos faltan capacidades de gestión de las propias carreras. La red de sociedades musicales podría insistir en la formación de este aspecto.

Guillermo Dalia Cirujeda – Psicólogo especialista en psicología musical

 El músico que aparece en los conservatorios es un músico clásico. Y aunque haya cosas comunes hay muchas diferencias con otro tipo de músicos de pop, rock o jazz.

El músico tiene una características propias. La manera de ser (es decir, la personalidad que tenemos ante la la vida) de los músicos es introvertida. Somos más perfeccionistas, dicotómicos, competitivos, autocríticos y catastrofistas (me juego mucho en cada audición). Y sobretodo, individualistas, y todo esto, hace mucho daño.

No todos los músicos somos igual de introvertidos. Se ha demostrado que el instrumento es el que poco a poco permiabiliza la persona. Los trompetistas, percusionastas y  metales en general son más extrovertidos. Los más introvertidos son guitarristas, pianistas y arpistas. De esto se pueden derivar varias circunstancias, ya que los extrovertidos tienen un umbral más elevado de tolerancia a la depresión.

En los músicos se producen cuatro puntos que no se producen en otra profesión:

  • unos estudios que se hacen formales y serios desde una edad muy temprana (nadie estudio en serio medicina a los 7 años)
  • una implicación familiar fuertísima o de lo contrario el músico no sale adelante.
  • una relación extrema de amor-odio con la música y todo lo que tiene que ver con la música. Un músico a los 20 años ha pasado entre 10.000 y 12.000 horas de soledad con su instrumento. Nadie a los 20 años ha pasado tantas horas de soledad, y esto tiene consecuencias con las habilidades sociales.
  • las fantasías que un músico tiene a los 7 años. Des los 7 años uno quiere ser músico solista intérprete  de la sinfónica del mundo mundial. El resto de personas abandonan la idea de ser futbolistas del mejor club de futbol a medida que crecen. Al músico le cuesta deshacerse de esta fantasía.

Contras

La mentalidad dirigida a la interpretación, los músicos quieren ser intérpretes de música, muchos ven el profesorado como un fracaso, el no haber llegado a esas fantasías que tenían. Desde los conservatorios y las familias esas fantasías se deberían controlar mejor.

En el aspecto curricular se centran demasiado en si mismo. Como colectivo es un grupo muy cerrado a otra profesiones. Los mejores deportistas de élite del mundo tienen los mejores fisioterapeutas, psicólogos, etc… Pero el músico no.

La música lo es todo, con una implicación excesiva. Y más que la música, con el músico. Hay un analfabetismo musical de los músicos que no se da en otras actividades artísticas. Desde los 7 años se vive en una excesiva especialidad de su propio instrumento.

Como el músico termina muy pronto sus estudios (un médico no puede serlo a los 20 años), luego busca más formación; cada vez existen más másters y postgrados.


Pros

Los km que un estudiante de música realiza para recibir clase. La motivación individual en la formación del músico es un valor añadido fabuloso. Y como la música es todo, me voy donde haya trabajo, el obstáculo del arraigo se supera facilmente.

Propuestas

Ampliar el aspecto curricular, con informática, gestión musical, psicología, musicoterapia, etc. Pero el problema es que cuando se ponen estas asignaturas se ven como asignaturas maria. Algo funciona mal cuando el valenciano típico trompetista dice” Xe! pa que tinc que estudiar estética pa tocar la trompeta?”

Cuando a un alumno se le dice que tienen una audición, muchos no se alegran. Los conservatorios crean mucha ansiedad escénica. Que hemos hecho mal para que un músico no disfrute encima del escenario.

Los ámbitos de empleabilidad de un músico no es que sean amplios, es que son fascinantes. Y ni los propios músicos lo saben. A día de hoy tenemos que demostrar la importancia del estudio de la música. Pero esto no es crítica al político, ¿dónde están las tesis sobre los beneficios de la música?

Tenemos que cambiar el paradigma de usar el instrumento para hacer música o incluso el de usar la música como instrumento de lucimiento del propio instrumento por el paradigma de las personas profesionales de una formación integral.

Debate

Rafael Ávila – Director Conservatorio Profesional de Benicarló

Se ha hablado de un modelo de internacionalización, que es un modelo más alemán. La sociedad mediterránea es más familiar, si mi hijo se quiere ir fuera me parece perfecto, pero no hay que asumirlo como una imposición. Hay que fomentar desde la política que se pueda emplear dentro de cada.

Manuel Tomás Ludeña – Subdirector General Calidad Educativa

Yo también soy padre y a mi me gustaría que mis hijas trabajaran cerca de mi. Y ojalá pudiéramos conseguir eso, pero hay aspectos que no controlamos, y tenemos que adaptarnos.

Desde el siglo XVIII el músico era un viajero, de hecho, en esos siglos una de las profesiones de los músicos era la de ser espia. Porque estaban cerca de los círculos del poder y viajaban por todas las cortes sin levantar sospecha.

La realidad es la que es, y lo inteligente no es añorar una cosas que nunca volverá. Nuestra fortaleza fue movernos por el mundo y ahora tiene que volver a serlo.

En el paradigma de procurar felicidad a todo el mundo no hay que cerrar ninguna puerta. Debemos pasar de la cultura de la queja a la cultura de la colaboración.

Ponencia II | Ejes de proyección para una nueva era en la actividad musical

Guillermo Cisneros – Director de Berklee College of Music

¿Qué tienen que tener un modelo educativo para favorecer la empleabilidad?

Berklee es una universidad dedicada a la música, con sede En Boston y un campus en Valencia que realiza masters. Es célebre por que tiene grandes artistas que han pasado por sus aulas, con más de 220 Grammy. Por lo más importante es que dentro de sus más de 20000 alumnos, casi el 80% de antiguos alumnos se ganan la vida en la música. El modelo educativo para conseguir esto se basa en 6 pautas:

  1. entender el propósito de la educación. Berklee fue creada por un ingeniero que tenia claro que el modelo educativo tenia que cambiar, y partió de una premisa: Berklee no forma músicos, sino personas capaces de formar profesionales que se ganen la vida en el mundo de la música). Nuestra única medida del éxito es ver que van a hacer nuestros alumnos. No cuanto sabe el catedrático.
  2. comprensión de la industria de la música. Berklee decidió apostar en la formación de la música moderna y no de la clásica, ya que es lo que ese momento demandaba la industria. Nos guste o no el 3% de la industria discográfica es lo que representa la música clásica. Berklee se preocupa de formar en el 97% restante de música moderna. Los educadores solemos enseñar aquello que sabemos, no lo que los alumnos necesitan. Este es el reto de Berklee.
  3. La industria de la música es global, por lo que tenemos que formar personas que sean capaces de competir en el mundo global. Lo importante es ser libre, y para poder ser libre tienes que poder elegir, y si tienes que poder elegir tines que ser capaz y no cerrarte puertas.
  4. Crear un contexto para el talento. Berklee hace 1000 audiciones al año buscando talento. Berklee está en Valencia por que hay mucha música, y al haberla hay mucho talento. Lo siguiente es hacer que ese talento brille, y crear ese contexto.
  5. Que además de conocimientos se tengan competencias. Ser virtuoso es una condición necesaria pero no suficiente para el éxito. Hay que saber como organizarse, es una profesión muy exigente. Hay que tener competencia de liderazgo, gestión personal y gestión de carreras profesionales.
  6. Hay que organizarse como institución educativa. Desde que una persona entra hasta que sale, ¿cómo le ayudamos? Una de las piezas fundamentales es el centro de carreras internacionales, que está unido con la admisión, cada vez que admitimos a un alumno pensamos en qué tipo de carrera puede hacer. Cogemos a gente que sea capaz de hacer una carrera.

María Martínez – Directora Internacional Career Center, Berklee

Desde la fundación de Berklee en 1945, la formación se centraba en dar herramientas y conocimientos para que se pudiere formar el alumno. En principio fue el jazz, pero luego se fue adaptando a todas las salidas profesionales que tiene la música. Berklee ha ido evolucionando; creó la primera cátedra de guitarra eléctrica, la de composición de música para cine; y todo ello observando cuales eran las necesidades. Y como se puede formar a los alumnos para que tengan las herramientas.

Todos los alumnos hacen una prueba de admisión (prueba práctica y entrevista) en la que se trata con el candidato sobre cual es su perspectiva futura y por qué quiere dedicarse a la música. Cuando el alumno entra, los dos primeros años se les da una formación generalizada y a partir del quinto cuatrimestre es dónde se puede especializar dentro de la propia carrera. Con 18 años no siempre se sabe lo que se quiere o se puede cambiar de opinión. Y muchos, cuando llegan quieren ser Fredy Mercuri o grandes solistas, y muchas veces simplemente porque no saben de otras salidas profesionales.

Es muy importante que los profesores estén en activo, para que sean ejemplos vivos de las salidas profesionales y al mismo tiempo sirvan como networking. Damos apoyo a los alumnos desde el momento de la admisión y hasta después de su graduación. Mientras están en la universidad les damos herramientas y formación, seminarios; desde como se escribe un currículum, como se crea un portafolio, como entrevistarse, como venderse. También traemos la realidad laboral, empresas de ticketing para vender entradas, managers, compositores de cine, etc. Les traemos la realidad laboral a la universidad para que charlen con los alumnos y vean el día a día, eso les ayuda mucho a abrir las posibilidades que tienen.

Berklee es una asociación privada pero sin ánimo de lucro, y gran cantidad de los beneficios de la gestión se destinan a becas. Es muy importante destinar mucho dinero a ayudar al talento a brillar.

Julia Climent – Directora del ISEACV

Contamos con una red de 13 centros, todos ellos adscritos al ISEAC. Berklee se suma en colaboración esta red desde este año.

Los centros del ISEACV ofrecen 5 títulos diferentes.

Datos de alumnos:

  • este año tenemos 4500 alumnos y un tercio son de conservatorios
  • Cada curso entorno a 1200 alumnos cursan enseñanzas superiores, y la matrícula en los últimos tres cursos ha ido incrementando, coincidiendo con la puesta en marcha de los nuevos planes.
  • Cada año la demanda supera con crecer la oferta y capacidad de poder asumir a este tipo de alumnos. Al menos la mitad de los aspirantes quedan fuera. De cada 700 aspirantes acceden algo más de 300.
  • Los titulados superiores que están ya en disposición de acceder al mercado laboral son 250 cada curso.
  • El año pasado se superó la media con 314 alumnos.

En las líneas de actuación prioritaria, está la de impulsar niveles formativos avanzados, el mundo laboral y las posibilidades de internacionalización.

Ponencia III | Reposicionamiento del tejido asociativo musical en el mercado educativo

Pedro Rodríguez – Vicepresidente de la FSMCV

Las Sociedades Musicales generan 2575 puestos de trabajo, fundamentalmente joven, de los cuales 1800 son empleos directos. En la Comunidad Valenciana el paro juvenil es más bajo, seguramente debido al fenómeno de las Sociedades Musicales. Generamos el 6,7% del empleo cultural en la comunidad, el 87% en profesorado.

En el 2009 las Sociedades Musicales realizamos 3.200 conciertos de banda, 1.740 conciertos de orquesta, 11.200 pasacalles. Generamos 37.600 horas de formación y ensayo (horas de empleo) a la semana. 41.000 músicos y 43.000 educandos.

Es evidente que creamos empleo, pero para mantenimiento del sistema. Los formamos inicialmente, luego van a los conservatorios y mayoritariamente los empleamos luego.

La formación es absolutamente inadecuada, nuestros profesores tienen el grado medio, o los estudiantes de grado superior son también nuestros profesores. Con ello se puede ver que han tenido una formación principalmente instrumental, y sin embargo luego su trabajo es en la enseñanza. Los superiores no dan plazas suficientes a los que terminan el grado medio, por eso muchos de los alumnos cogen la agrupación como un empleo no estable, como un paso para poder conseguir después el estudio u otro trabajo, o para aprobar una oposición. Por lo que estamos en empleo precario en distintas vertientes.

Tenemos un desastre de convenio en el que se asimilan nuestros profesores a las academias de peluquería, etc. Es un convenio de formación artística, es decir, el que se enseña a ser peluquero no se enseña a enseñar peluquería. En música debería enseñarse no a ser músico, sino a ser profesor de música.

Hay una falta de financiación del sistema. En subvenciones recibimos el 17% de los gastos de mantenimiento. Hay mucha economía sumergida en los pasacalles, dónde están las facturas, el IVA.

¿Qué posicionamiento tiene la federación? Nuestras líneas de trabajo son la investigación de los beneficios de la música (Proyecto AMURE) y los siguientes estudios que queremos realizar son de tipo social, psicológicos y jurídicos.

La formación en nuestro sistema educativo tiene dos polos. El amateur y el profesional. El amateur está destinado al disfrute, la felicidad (que es un valor enorme en una situación como la actual). Y el polo profesional está orientado a la enseñanza, no al instrumento.

Nosostros decimos: ¿no tiene novia, novio, compañero? Apúntese a una sociedad musical y verá como sus relaciones sociales mejoran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.