Consideración social de la música, dos citas de Luis de Pablo y Eduardo Pérez Maseda

Ponencias del Congreso Iberoamericano “Música y Sociedad en los años 90”

La música como vehículo de cultura actual profunda no está encarnada en nuestras sociedades. No hay excepciones: Todos los compositores de estas áreas que han llegado a formar parte del patrimonio cultural de Occidente lo han hecho reciclándose a través de países en donde la Música cumple su función de ir un poco más allá del simple pasatiempo disfrazado de expansión sentimental o de la especulación económica sin contemplaciones.

Luis de Pablo

Las relaciones entre música y sociedad están marcadas hoy por el signo de la complejidad, e incluso del conflicto; el presente, si está vivo, es polémico por definición, y esa complejidad no sólo reside en la propia complejidad y pluralidad del hecho musical en sí, sino en la forma en que la problemática se desarrolla en el momento de su incardinación con los conceptos de Sociedad y de Cultura hasta el punto de poder afirmarse que, al menos en España (y con determinadas variantes también en Iberoamérica) uno de los ejes de esa problemática reside en un factor clave: la falta de implantación social de la música como valor cultural; valor cultural entendido no como elemento de status o prestigio social (algo que no tiene entre nosotros ni siquiera un valor de intermediación simbólica), sino propiamente la falta de implantación social de la música como valor cultural arraigado, profundo. Se ha dicho hasta la saciedad y no por ello es menos cierto: en España cualquier intelectual o asimilado se avergonzaría de no conocer a Joyce, a Picasso o a cualquier otro nombre de la cultura moderna, pero reconocerán de forma en absoluto vergonzante no “entender nada de música” y prácticamente desconocer lo que han escrito Stravinsky, Varése o Webern; algo que tiene un perfecto correlato en lo anecdótico elevado a categoría periodística: en un diario de Madrid, en la misma fecha, una noticia sobre los gustos sexuales del cantante  no se puede decir «de color» Michael Jackson, figura egregiamente en la sección de «Cultura»; la información sobre el Congreso de Música de la UNESCO o la relativa al Festival Internacional de Música Contemporánea de Alicante, queda reseñada en la sección de “Espectáculos”.

Eduardo Pérez Maseda

Textos extraídos de las  Actas del Consejo Iberoamericano de la Música. Música y Sociedad en los años 90. Editadas por el Consejo Iberoamericano de la Música. Madrid, 1995. pp. 103, y 72 respectivamente.

Entrada relacionada: cultos vs. (in)cultos

Tagged on: ,

2 thoughts on “Consideración social de la música, dos citas de Luis de Pablo y Eduardo Pérez Maseda

  1. oysiao

    Si tinguera el meu domini, amb el meu hosting, amb la meva instal·lació de wordpress, amb els meus plug-ins podría fer possible que, sense que açò fora el facebook, la gent poguera “votar” les entrades, i inclús els comentaris.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.