La educación musical en España en el s. XX (II): Los Reales Decretos de 1917 y 1942

Otra de las causas importantes de los males que adolecía los estudios musicales  es la forma de ingreso del alumno, pues hasta esta época las puertas estaban perfectamente abiertas, se ingresaba con descuidada facilidad. Esto provocaba que al conservatorio no solo accedieran los que realmente quisieran estudiar música, sino que también todos aquellos que lo hacían para matar el tiempo sin ningún otro interés, con lo cual el nivel impartido en las clases descendía considerablemente.  Entonces el Ministerio propuso que el alumno ingresara y la matrícula fuera provisional y a los seis meses hiciera un examen para decidir si se hacía definitiva la matrícula o se iba a la calle .
Aunque se crearon otros centros  homólogos al de Madrid; en un principio a estos no se les tuvo tanta consideración como al de Madrid, a pesar de que el temario era el mismo, solo el alumnado graduado en Madrid o que hubiera demostrado su capacidad en oposiciones o premios del Conservatorio de Madrid podría ser profesor en cualquiera de los centros. Lo que  constituía un favoritismo hacia ese Centro dado que, siendo la educación igual en todos los centros se primaban los estudios cursados en Madrid, cortando a los estudiantes de los otros centros una de las principales salidas profesionales que era precisamente dedicare a la docencia.
En el Decreto de 25 de agosto de 1917 se regulan los diplomas de capacidad profesional en tres modalidades según las asignaturas cursadas: maestro compositor, cantor e instrumentista. Así como las demás normas de funcionamiento, únicamente para el Conservatorio de Madrid.
Real Decreto de 25 de Agosto de 1917

El Decreto del 15 de junio de 1942, ya de aplicación a todos los demás Conservatorios (creados al amparo del Real Decreto de 16 de junio de 1905) clasifica los conservatorios en tres grados: elemental, profesional (también llamado grado medio) y el superior que solo es el de Madrid. Otro Decreto: el 1639/1959 del 23 de septiembre establece las tasas a pagar por expedición de títulos. Asimilando el título de grado elemental en la clase sexta  (donde están contemplados los títulos de Ayudante Técnico Sanitario, Taquigrafía y Diploma de Capacidad de Arte Dramático.), el de instrumentista, cantante y actor teatral en la clase cuarta (donde están contemplados los títulos de Enseñanza Media y de los Cuerpos Docentes.), y el de profesor (solo expedido en el Conservatorio de Madrid) en la clase segunda (donde están contemplados los títulos de Licenciados Universitarios, Intendentes y Arquitectos). Asimismo el decreto otorgaba la categoría de conservatorio superior al Real Conservatorio de Madrid, y el Conservatori del Liceu solo era reconocido, a pesar de su larga trayectoria docente, como centro de enseñanza elemental. Esta anomalía se corrigió con el Decreto de 26 de enero de 1944, con el cual se crea en Barcelona un Conservatorio Superior de Música y Declamación, los estudios del cual son asumidos por la Escola Municipal de Música, el Conservatori del Liceu y el Institut del Teatre. Desde entonces el Conservatori del Liceu ha mantenido la condición de conservatorio superior a lo largo de todos los planes de estudios que se han sucedido.

Mediante el Decreto de 15 de junio de 1942, se creó en el Conservatorio de Madrid, con carácter permanente, un grupo de enseñanzas superiores, constituídas por el virtuosismo en piano y violín para los concertistas, la dirección de orquesta y los estudios de musicología, de canto gregoriano y de rítmica y paleografía, y en Declamación, la dirección, realización y presentación teatrales. Los estudios conforme a este Decreto carecían de una definición precisa, tanto en lo referente a su extensión reflejada en forma de número de cursos (lo que dio lugar a que la duración de una misma enseñanza variara, a veces considerablemente, de unos centros a otros), como en los requisitos exigidos para las diferentes titulaciones, e incluso en la propia denominación de las mismas.

Ello ha sido evidente a la vista de que el título de Profesor, originalmente concebido —como se deduce de la lectura del preámbulo— para los alumnos que cursaran las enseñanzas superiores establecidas en el mismo, se haya venido expidiendo conjuntamente con el título Profesional de la misma especialidad, al término de los estudios medios, sin exigirle al alumno que cursara el tramo denominado «virtuosismo».

Decreto Del 15 de Junio de 1942

One thought on “La educación musical en España en el s. XX (II): Los Reales Decretos de 1917 y 1942

  1. Maria Teresa Ferrer Pardavila

    Hola José Luis: Soy una profesora del Conservatorio Profesional de Pontevedra, que estoy haciendo una investigación sobre los planes de estudios desde el año 1830 que se crea el Conservatorio de Música y Arte Dramático( María Cristina) , estoy leyendo el Decreto de 25 Agosto de 1917 así como el Decreto de 1942. Después viene el Decreto 2618/1966 y sigo leyendo…………………..
    José Luis tú podrías decirme cuando se deroga el Decreto 25 Agosto 1917 ? En que año?. Me canso de buscar y no lo encuentro.

    Un saludo
    Teresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.