skoove: clases de piano interactivas para principiantes y avanzados

Hace unos días que he sido invitado por el equipo de skoove a probar su app de aprendizaje del piano. La he estado probando en diferentes entornos: primero yo mismo para hacerme con la aplicación, luego con alumnos y con amigos (totalmente ajenos al piano, para ver cómo se desenvolvían con ella), y finalmente aprovechando mis clases de Introducción a la Pedagogía Musical, monté un pequeño focus group alrededor de la misma para que debatiéramos sobre sus posibilidades.

En esta entrada voy a hablar primero de la aplicación en general para que la podáis conocer aquellos que aun no la conozcan, y luego de las impresiones de mis conejillos de indias y mías sobre la misma. ¡Allá vamos!

Skoove es una aplicación que funciona tanto en PC, Mac, como en iOS, cuyo target específico son aquellas personas que quieran aprender a tocar el piano, tanto niños como adultos, sin importar sus preferencias musicales.

Pero ¿necesitamos un teclado específico para poder usar la app? No. Funciona con cualquier teclado o piano acústico que suene. De hecho incluso he hecho la prueba extrema de usar la app en el iPhone y mientras tocar en el teclado de Garage Band en el iPad e igualmente funciona. También existe la posibilidad de conectar un teclado externo por cable midi usando el adaptador de cámara o bluethoot si se prefiere.

Todos sabemos, que solo tocando canciones o piezas una detrás de otra no siempre se aprende de la mejor manera, hay que saber técnica, teoría musical, etc… Y esto es algo que skoove también hace muy bien:

Puedes elegir a tu gusto tocar piezas o realizar de forma alternada los cursos que te llevan desde una lectura básica de notas hasta algunos conceptos de técnica bastante avanzados como rotaciones de muñeca o armonía. Los vídeos se combinan con ejercicios para practicar e interiorizar esos conceptos.

Mis impresiones sobre skoove

skoove no es la única aplicación del mercado que hace uso de esta tecnología de escucha, pero sí que lo hace de una forma que me ha gustado bastante. Otras aplicaciones caen en una excesiva gamificación de los resultados y se enfocan en conseguir puntos y pasar niveles, sin quizá llegar a fomentar una actitud pausada, tan necesaria para el aprendizaje. Es evidente que el feedback es importante para el aprendizaje de un instrumento, pero en lugar de numeritos, porcentajes o estrellitas, skoove te lo da de otras formas mucho más útiles.

  • Te presenta lecciones con conceptos técnicos o de teoría que luego tienen relación con el repertorio que te van a enseñar
  • da importancia a saber qué objetivo conseguir priorizando la escucha de la pieza antes de empezar a trabajarla
  • estudiar la pieza a manos separadas en lento
  • estudiar la pieza a manos separadas a velocidad
  • y lo mismo a manos juntas.

Hay lecciones muy interesantes sobre improvisación, que se basan en el reconocimiento y creación de patrones; así como dejar espacio para la creación libre.

Una mirada hacia el futuro

¿Significa que la aparición de aplicaciones como skoove deja en segundo lugar al profesor? Desde luego que no. Skoove puede servir para aprender una forma más o menos autodidáctica como mucha gente que prefiere hacerlo con videotutoriales de youtube en lugar de tener un profesor. Pero para los entornos dónde ya se trabaja con un profesor de instrumento, esta aplicación es más últil como complemento que como sustituto. En su propia web dan unas pautas para ello:

¿nos hacemos un Ko-fi?

Este blog no contiene anuncios, y no tiene otra forma de financiación que invitar al autor a un café o una horchata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.