Recomendaciones de la UNESCO sobre la situación de los docentes

“Pero el problema es algo más que una simple cuestión de cifras. La calidad de los maestros y de la docencia es fundamental para que los resultados del aprendizaje sean satisfactorios. La calidad supone un sistema educativo que atraiga y retenga a un personal docente motivado, eficaz, con buena formación y en el que los hombres y las mujeres estén equitativamente representados; supone un sistema que apoye a los maestros en el aula y en su desarrollo profesional permanente. La insatisfacción causada por el descenso en la escala social, los bajos salarios, las difíciles condiciones de la enseñanza y el aprendizaje y la falta de perspectivas de carrera o de formación profesional adecuada han inducido a muchos maestros a abandonar la profesión, a veces tras pocos años de servicio.”

Mensaje conjunto con motivo  del día Mundial de los Docentes (2007)

Introducción

Ya hablamos de otros escritos de la UNESCO sobre la docencia en este blog (La educación encierra un Tesoro y Los 7 saberes necesario para la educación del futuro). Y esta vez vamos a hablar de las Recomendaciones relativas a la situación del personal docentes formuladas por la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y la UNESCO (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization) en 1966. Estas recomendaciones se aplican a todos los profesores que imparten enseñanza desde la de nivel preprimaria a la de secundaria en cualquier establecimiento escolar, ya sea público o privado, y ya se trate de enseñanza académica, técnica o artística.

Esta recomendación fue dictada el 5 de Octubre de 1966, razón por la cual ese día es el Día Mundial del Docente desde 1994 en conmemoración de esta recomendación.

Los apartados que tratan son:

  • la formación inicial y permanente
  • la contratación
  • las perspectivas de carrera y los ascensos
  • la seguridad del mantenimiento en el puesto de trabajo ̧ los procedimientos disciplinarios
  • el ejercicio de la docencia a tiempo parcial
  • la libertad de cátedra
  • la supervisión y la evaluación
  • las responsabilidades y los derechos
  • la participación en la adopción de decisiones relativas a la educación
  • las negociaciones
  • las condiciones necesarias para que la enseñanza y el aprendizaje sean eficaces
  • la seguridad social.

¿Cómo pueden ayudar estas Recomendaciones al docente?

“Las Recomendaciones proporcionan una definición de trabajo de las responsabilidades y derechos y establecen directrices con miras al diálogo entre las autoridades escolares, los docentes y las asociaciones de éstos.” Las Recomendaciones pueden usarse como un marco de referencia internacional o como base para elaborar un código deontológico de la profesión en la comunidad educativa.

Las Recomendaciones no son vinculantes jurídicamente, a diferencia de una Convención (que sí lo es), puesto que no deben ser objeto de ratificación por los países, ni tiene signatarios nacionales. “Sin embargo, todos los Estados Miembros de la OIT y de la UNESCO, tanto si la han votado o aprobado como si no lo han hecho, están obligados a conocer sus disposiciones y la OIT y la UNESCO les han invitado a aplicarla en sus respectivos países.”

Resumen

Artículo 26.1 de la DUDH (Declaración Universal de los Derechos Humanos)

Toda persona tiene derecho a la educación

Conscientes de la obligación de los Estados de asegurar una educación adecuada para todos, percatándose de la necesidad de desarrollar y extender la enseñanza general y la enseñanza técnica y profesional con miras a emplear plenamente todas las aptitudes y recursos intelectuales existentes como condición necesaria para la promoción de los valores morales y culturales así como para el progreso económico y social continuo; y reconociendo el papel esencial del personal docente en el progreso de la educación, la importancia de su contribución al desarrollo de la personalidad humana y de la sociedad moderna, interesada en asegurar al personal docente una condición que esté acorde con ese papel aprueba la presente recomendación:

Definiciones

  • El término “personal docente” sirve para designar a todas las personas que en los establecimientos de enseñanza están encargadas de la educación de los alumnos
  • El término “situación“, empleado respecto del personal docente, designa a la vez la posición social que se le reconoce, según el grado de consideración atribuido a la importancia de su función, así como a su competencia, y las condiciones de Trabajo, la remuneración y demás prestaciones materiales que se le conceden en comparación con otras profesiones.

Principios Generales

  • La educación debería tener por objeto desde los primero años de asistencia del niño a la escuela el pleno desarrollo de la personalidad humana y el progreso espiritual, moral, social, cultural y económico de la comunidad, así como inculcar un profundo respeto por los derechos humano y las libertades fundamentales.[…]
  • Debería reconocerse que el progreso de la educación depende en gran parte de la formación y de la competencia del profesorado, así como de las cualidades humanas, pedagógicas y profesionales de cada educador
  • […]El logro completo de estos fines y objetivos exige que los educadores disfruten de una situación justa y que la profesión docente goce del respeto público que merece.
  • La enseñanza debería considerarse como una profesión cuyos miembros prestan un servicio público; esta profesión exige de los educadores no solamente conocimientos profundos y competencia especial, adquiridos y mantenidos mediante estudios rigurosos y continuos, sino también un sentido de las responsabilidades personales y colectivas que ellos asumen para la educación y el bienestar de los alumnos de que están encargados.
  • Las condiciones de trabajo del personal docente deberían fijarse con miras a fomentar lo mejor posible una enseñanza eficaz y a permitir a los educadores entregarse plenamente a sus tareas profesionales.
  • Las organizaciones del personal docente deberían ser reconocidas como una fuerza que puede contribuir considerablemente al progreso de la educación y, por consiguiente, deberían participar en la elaboración de la política docente.

Objetivos de la educación y política docentes

  • Como la educación es un factor esencial para el progreso económico, el planteamiento de la educación debería formar parte integral del planteamiento general, económico y social, adoptando para mejorar las condiciones de vida.
  • siendo la educación un proceso continuo, debería existir una estrecha coordinación entre las diferentes categoría de personal para mejorar, a la vez, la calidad de la enseñanza.
  • En materia de educación, ningún Estado debería tener como objetivo único la cantidad, sino que también debería tener como mira la calidad.
  • Deberían incluirse, desde un principi, en cada etapa del planteamiento de la educación, disposiciones relativas a la formación y el perfeccionamiento profesional de un número suficiente de educadores nacionales plenamente capacitados y calificados, que conozcan la vida de su pueblo y sean capaces de impartir la enseñanza en la lengua materna.
  • En lo que respecta a la formación y perfeccionamiento profesional del personal docente, son necesarias una investigación y una acción coordinadas, sistemáticas y continuas; a nivel internacional, debería incluirse la cooperación entre investigadores así como el intercambio de los resultados de las investigaciones.
  • Como el éxito de los fines y objetivos de la educación depende en gran parte de los recursos económicos con que ésta puede contar, debería darse especial prioridad en los presupuestos de cada país a la asignación de una parte suficiente de la renta nacional para el desarrollo de la educación.

Preparación para la profesión docente

  • El futuro personal docente debería poder gozar de becas y asistencia económica que le permitan seguir los cursos de formación y vivir decorosamente; en la medida de lo posible, las autoridades competentes deberían, esforzarse para establecer un sistema de formación gratuita.
  • Los estudiantes y demás personas interesadas en prepararse para la docencia, debería recibir todas las informaciones relativas a las posibilidades de formación, así como a la asistencia económica existente.

Programas de formación de personal docente

  • El objetivo de la formación del personal docente debería consistir en desarrollar sus conocimientos generales y su cultura personal; su aptitud para enseñar y educar, su comprensión de los principios fundamentales para el est ablecimiento de buenas relaciones humanas dentro y más allá de las fronteras nacionales; la conciencia del deber que le incumbe de contribuir, tanto por medio de la enseñanza como con el ejemplo, al progreso social, cultural y económico.

Instituciones de formación de personal docente

  • Convendría favorecer las investigaciones y los experimentos relativos a la educación y a la enseñanza de diferentes disciplinas, proporcionando a las instituciones de formación los medios y las instalaciones necesarias y facilitando las investigaciones realizadas por su personal y por sus alumnos.
  • Las instituciones de formación de personal docente deberían contribuir al progreso de la enseñanza teniendo a la vez informado al personal docente de los establecimientos de enseñanza de los resultados de las investigaciones y los nuevos métodos y aprovechando, para sus propias actividades, la experiencia de los mismos establecimientos escolares y del personal docente.

Perfeccionamiento del personal docente

  • Las autoridades y el personal docente deberían reconocer la importancia del perfeccionamiento durante el ejercicio de su función para mejorar la calidad y el contenido de la enseñanza, así como las técnicas pedagógicas.
  • Deberían organizarse cursos y tomarse otras disposiciones para permitir que el personal docente pueda mejorar su capacitación, modificar o ampliar su campo de actividad, aspirar a un ascenso y mantenerse al corriente de los progresos efectuados en su disciplina y en su campo de enseñanza, tanto respecto al contenido como en cuanto a los métodos.
  • Las autoridades deberían estimular y, en la medida de lo posible, ayudar al personal docente para que realice viajes colectivos o individuales, tanto dentro de su país como al extranjero, con miras a lograr su procedimiento.

Contratación y carrera profesioanl

  • El personal docente debería estar facultado para ascender de una categoría a otra o bien de un nivel de enseñanza a otro, a condición de poseer las calificaciones requeridas.
  • La organización y la estructura de la enseñanza así como las de cada institución escolar, deberían permitir y reconocer al personal docente la posibilidad de ejercer atribuciones complementarias con tal de que éstas no perjudiquen a la calidad ni a la regularidad de su labor docente.
  • En la medida de lo posible, convendría nombrar al personal docente experimentado, para puestos de responsabilidad en la enseñanza tales como inspector, administrador escolar, director de enseñanza u otro puesto que tenga atribuciones especiales.
  • El personal docente debería estar protegido eficazmente, contra los actos arbitrarios que atenten contra su situación profesional o su carrera.
  • Deberían designarse claramente las autoridades y los órganos calificados para proponer o aplicar las sanciones al personal docente.

Derechos y obligaciones del personal docente

  • En el ejercicio de sus funciones, los educadores deberían gozar de libertades académicas. Estando especialmente calificados para juzgar el tipo de ayudas y métodos de enseñanza que crean mejores y más adaptables a sus alumnos, son ellos quienes deberían desempeñar un papel esencial en la selección y la adaptación del material de enseñanza así como en la selección de los manuales y aplicación de los métodos pedagógicos dentro de los programas aprobados y con la colaboración de las autoridades escolares.
  • Las autoridades deberían prestar consideración adecuada a las recomendaciones del personal de enseñanza relativas al tipo de enseñanza que mejor convenga a cada uno de los alumnos, así como a la orientación futura de sus estudios.
  • Con objeto de que el personal docente pueda cumplir plenamente con sus obligaciones, las autoridades deberían establecer y aplicar regularmente un procedimiento de consulta con las organizaciones de educadores sobre cuestiones tales como la política de la enseñanza, la organización escolar y todos los cambios que pudieran ocurrir en la enseñanza.
  • Los sueldos y las condiciones de trabajo del personal docente deberían determinarse por vía de negociaciones entre las organizaciones del personal docente y los empleadores.

Horas de Trabajo & Remuneración del personal docente

– VER EL SIGUIENTE LINK MÁS DETALLADO-

Cláusula final

Cuando el personal docente se encuentre ya disfrutando, en determinados aspectos, de una situación más favorable que la que se derive de las disposiciones de la presente Recomendación, dichas disposiciones no deberían, en ningún caso, invocarse para disminuir o rebajar los derechos de que ya disfruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.