depresión pre-opos

Liszt in 1839 by Henri Lehmann

F. Liszt via Wikipedia

este fin de semana no he tocado la sonata de Liszt. porque alguien que toca la sonata de Liszt: no duda. la duda existencial de Fausto. todos los temores y miedos, todas las preguntas sin respuesta que aparecen en las primeras notas. plantarle cara a …

eso no le pasa a alguien que toca la sonata de Liszt, eso le pasa a alguien que “vive” la sonata de Liszt. Y alguien que la vive fallando notas (como debe ser, con sus errores incluidos). Ya que luego, el enfado, el enfado mayúsculo que tiene Fausto, dice que contra Dios, es realmente un enfado consigo mismo. Y ahí, estando enfadado, enfadado por sus dudas, enfadado por sus decisiones, enfadado por vivir, aparece la tentación. En el momento más débil. Cuando no estas seguro de tu camino es cuando aparecen las alternativas. Alternativas que incluso creías haber dejado de lado para siempre.

La lucha es sin cuartel, el hombre enfadado y la duda de la elección.  como todos sabeis, el hecho de que haya duda ya es la primera victoria de la tentación. Y ahí, en ese justo momento; despues de las piruetas de celebración de la primera victoria de la duda: Suenan las trompetas. hay audiencia con Dios. La nobleza y la virtud se muestran con todo su esplendor,… pero para que?, para que la sanguijuela de la duda vaya a buscarte a Margarita. y ahí, Fausto, humano como él solo, creyéndose antes de conocer la duda un hombre seguro, cae irremediablemente delante de algo tan íntimo, sólido y efímero como el amor. Se desata de nuevo; y la duda vence de nuevo; vence indiscutiblemente. Suenan los pajaritos en la nueva primavera…

una gran alegría inunda de nuevo el corazón de Fausto, se vuelve a sentir joven. Pero Fausto ya sabe sobradamente que las cosas que vienen rápido, rápido se van y la tragedia más demoledora muerde con fuerza en lo más hondo del espíritu. Muerde con veneno, lento, del que carcome.

hay solución para los asuntos que se presentan a priori irresolubles? una despedida y a Fausto se le va escapando el alma a cada lágrima. (es mi momento favorito de la sonata, cc363 y ss), una llamada y mephisto comienza a maquinar, a construir, del susurro al convencimiento. Y, reexpuesta, vuelve la batalla, ahora más fuerte, ambos bandos han presentado ya sus nuevas armas. Como termina el asalto definitivo?… algunos dicen que Margarita, tentada en su día tb y posteriormente redimida, intercederá ante Dios por la salvación del alma de Fausto. Yo por mi parte aun no he llegado/vivido a ese momento de la historia.

.Fausto

Zemanta Pixie

4 thoughts on “depresión pre-opos

  1. àngels

    segur que la sonata de liszt també te darrere una història per a tu…

    pots fer-la realment be, ja ho saps

    ànim en les opos!

  2. oysiao

    @àngels,
    lo curiós és que amb la sonata de Liszt, com ja hi han tantes històries (Fausto, Autobiografia de Liszt, Lectura bíblica, El paraiso perdido de Milton, o púrament formal, etc…), pues no m’havia plantejat fins fa molt poc un pròpia meva. Per això mateix que encara no se com acaba, jejeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.