Desescalando en la clase de piano

Desescalando en la clase de piano, ilustración: Lluna Llunera.

Las clases on-line han sido la primera forma de mantener viva la docencia musical. Tienen sus pros y sus contras, y muy posiblemente convivamos intermitentemente con ellas durante un tiempo. Si te interesa más sobre cómo mejorarlas, aquí te dejo dos entradas que he elaborado al respecto:

Pero esta entrada es para cuándo salgamos de nuestros comedores, estudios, “habitaciones del piano” (que no del pánico), y tengamos que volver a realizar clases en un aula, profesor/a y alumno/a juntos. No estoy diciendo que empecemos mañana a dar clases de piano siguiendo estas medidas. Repito, esta entrada es para el momento en el que tengamos que ir a los centros para dar clases (o incluso pruebas de acceso) el próximo curso o cuándo Sanidad y Educación lo indiquen. Con lo que se sabe ya, podemos prever un poco las medidas de seguridad que necesitaremos. Y de esto mismo trata esta entrada.

Esta entrada la iré actualizando con novedades que indicaré en este párrafo.

1ª Actualización (17 Mayo 2020). [Se muestra en naranja] Mireia Vendrell, una pianista amiga (¡y mega crack de la música contemporánea!) que trabaja en centros de alemania, me indica que han empezado hace una semana a impartir clases y las instrucciones que les han dado son muy similares a estas. Me apunta lo siguiente sobre el alcohol sobre las teclas: “sobre las teclas, se ha insistido mucho que no hay que hacerlo. Las teclas se acaban quebrando, da igual el material. Simplemente agua y detergente de lavar los platos, es lo menos agresivo” También añade que “las mascarillas son obligatorias en pasillos y de camino al lavabo”. Y sobre el flujo de personas: “solo se puede caminar en una dirección y así nadie se encuentra de cara. Una puerta de entrada y otra de salida, flechas en el suelo y todo acordonado.”

2ª Actualización (17 Mayo 2020). [Se muestra en rojo] Revisando las explicaciones de diferentes constructores de piano y un artículo sobre un experto en políremos se deja más claramente que si no se conocen completamente las propiedades de todos los componentes de un desinfectante y tenemos un teclado de marfil (o no estamos seguros), la mejor solución es una disolución de agua y jabón. Se añaden otras actualizaciones menores: – Recordatorio de evitar tocarse especialmente: nariz, ojos y la boca. – Recomendación de tener un dispensador de gel en el aula – Recordatorio de que si las manos están visiblemente sucias, el gel no es suficiente y es más efectivo el agua y jabón. – Recomendación de limitar la presencia de padres y madres en los pasillos. Éstos últimos cuatro puntos se han añadido después de la publicación de las Medidas de prevención e higiena frente al COVID-19 para la reapertura parcial de centros educativos en el curso 2019-2020 del Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Educación.

3ª Actualización (18 Mayo 2020). [Se muestra en azul] Descubro por otra compañera que trabaja en Suiza, las medidas concretas que están ya utilizando en las clases de piano. Una pantalla de plexiglas para separar el piano del alumno y profesor (que además ayuda a evitar los movimientos involuntarios de los profesores de acercarse al alumno a corregir postura) y un kit de limpieza con tres productos (para las manos, para las teclas y para la pantalla).

Mientras se oyen ya ecos de cómo planificar el próximo curso, o incluso de si hay que realizar pruebas de acceso, me voy preguntando ¿qué normas de seguridad debería tener en cuenta para poder realizar la actividad docente con las mejores garantías?

Así que esta entrada trata de recopilar la información que me está llegando por diferentes medios e intentar crear un pequeño manual de buenas prácticas par la clase de piano (lo siento por el resto de instrumentos, pero si quiero realizar un análisis pormenorizado más allá de unas directrices generales, me tengo que centrar únicamente en mi instrumento, ya que las casuísticas de los demás se me escapan).

Así que vamos a ello: desecalando en la clase de piano.

1ª Parada: Aplicando las normas comunes

Lo primero que tenemos que tener en cuenta son las normas comunes para todos los ciudadanos.

En el siguiente enlace tienes la web de información a la ciudadanía del Ministerio de Sanidad: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/ciudadania.htm (todas las medidas sanitarias de esta entrada se han obtenido principalmente de esta fuente).

A pesar de que podemos afirmar que el Covid-19 es uno de los virus de los que más sabemos en menos tiempo gracias a toda la investigación mundial, es todavía un gran desconocido; y afirmar verdades absolutas es algo que los científicos saben que no pueden hacer. No obstante sí hay consenso en que la mayor de las protecciones para frenar la expansión del virus es claramente una: la distancia social.

Conviene siempre que sea posible evitar estar a menos de 2 metros.

Luego hay una serie de recomendaciones que NUNCA DEBEN HACERNOS CREER QUE ESTAMOS TOTALMENTE PROTEGIDOS y por lo tanto nos olvidemos de la medida anterior (2 metros de distancia).

Luego vendría lo que se llama la higiene respiratoria.

  • Uso de mascarillas.
  • Estornudar y tosar en pañuelos o el codo.

Las mascarillas son lo siguiente en protección. Recordemos que a menos que estemos muy próximos a personas contagiadas, el mayor peligro de estar a menos de dos metros es que contagiemos a los demás.

Inciso sobre mascarillas

Revisando la web (arriba indicada) del Ministerio de Sanidad nos encontramos con la descripción de los tipos de mascarillas y su uso recomendado:

Las mascarillas higiénicas y las quirúrjicas son las que evitan fundamentalmente que contagiemos a otros. Al tiempo que son más cómodas de llevar (se respira mucho mejor, y nos tocamos menos la cara). Si algo nos debe de enseñar este virus, es que más que protegernos nosotros, hemos de proteger a los demás. Si todos pensamos de esta forma, el contagio del virus lo paralizamos mejor. Luego hay una serie de mascarillas EPI (parece que todos hemos hecho un master acelerado en Equipos de Protección Individual) que ofrecen mayor protección (para nosotros) que también se podrían utilizar sobretodo si se prevé estar más cerca de 2 metros de otras personas.

Si algún profesor o alumno sabe o sospecha que está enfermo, entiendo que no debería ir al centro educativo. Si no se prevé que nos acercemos a menos de dos metros de los alumnos se entiende que no serían necesarias las mascarillas de tipo EPI. Hay que recordar que los niños tienen también sus tamaños en mascarillas hasta los 12 años.

Para saber más sobre mascarillas:

Y algunas recomendaciones de cómo usarlas:

// Fin del inciso sobre mascarillas

Si en un futuro el virus remite y ya empiezan a dejar de usarse mascarillas, sería imprescindible educar a nuestros alumnos para que eviten toser y estornudar delante de las teclas del piano, y que siempre se cubran con el codo o un pañuelo (NUNCA CON LAS MANOS). Es algo que cuando pase todo esto igualmente convendría hacer.

En cuanto a la calidad del aire que respiramos conviene recordar que es necesario asegurar una efectiva renovación del aire del aula, sin usar la recirculación. Es decir, ventilar con las ventanas abiertas de forma frecuente.

A continuación, en nivel de importancia, vendría la protección dérmica.

  • Lavado frecuente de manos
  • Llevar guantes y/o desinfectar zonas comunes
  • Evitar al máximo tocarnos la cara (esto hay que recordarlo constantemente). Actualización: Especialmente nariz, ojos y la boca.

En este sentido conviene recordar que si tocas una superficie con coronavirus, si tienes la piel sana, el virus no traspasará la dermis y te contagiarás. El virus entra en nuestro cuerpo por la vias respiratorias y los ojos principalmente. El lavado de manos tiene dos funciones principales. Tengas o no tengas la infección dentro de tu cuerpo, si por algún motivo tienes algo de coronavirus en tus manos:

  • Evites ir esparciéndolo por otras superficies.
  • Evites autoinoculártelo al tocarte la cara (proceso muchas involuntário y que ni nos damos cuenta, que precisamente se produce de forma más frecuente cuando llevamos mascarillas, y cuánto mejores son las mascarillas aun más, por lo molestas que son).

Para ello, como una clase de piano con guantes (al menos por parte del alumno) sería inviable conviene:

  • Lavarse las manos justo antes de empezar de clase (tanto profesor como alumno) y al terminar. [En mi caso, a mitad de febrero ya empecé a usar esta medida con mis alumnos. Me traía una botellita de gel hidroálcohólico, que fué toda una aventura poder conseguirla, y les dispensaba un poco a todos los alumnos]. *Actualización: lo ideal sería tener un dispensador de gel desinfectante en el aula.
  • Evitar tocar superficies comunes una vez ya nos hemos lavado las manos (pomos, puertas, paredes, interruptores de la luz, pasamanos, perchas). y las superficies comunes del piano.
  • Evitar intercambiar objetos entre el profesor y el alumno (que cada uno se traiga su lápiz y que el alumno aprenda a realizar las anotaciones que típicamente hace el profesor, nada de tocar las partituras, ni mucho menos iPads, etc…). Evitar el uso de papel y fotocopias que damos a los alumnos, sean ejercicios, ejemplos, autorizaciones, etc… Siempre que sea posible sería recomendable que los alumnos se lo impriman en su casa.

Y por último, limpiar frecuentemente las superficies comunes:

  • Del aula:Pomos, mesas (no sabemos quién ha podido estar antes), interruptores, ventanas, etc.. incluso partes del mueble del piano, y finalmente el teclado.
  • Del piano: partes del mueble que tocamos frecuentemente (las tapas para abrir y cerrar), el atril (convendría evitar la práctica de bajar el atril para tocar de memoria, durante un tiempo). Y, por supuesto nos queda lo más delicado…

¿el teclado no es una superficie común?

Efectivamente. Entiendo que si no se puede disponer de dos pianos en el aula, se tendría que evitar tocar en el mismo teclado. O en todo caso limpiar el teclado cada vez que se cambie de “pianista”. La rápida alternancia de “persona en la banqueta” a la que estamos acostumbrados en nuestras clases deberemos evitarla durante un tiempo hasta que la cosas mejoren considerablemente. Hasta ese momento, sea para pasar de alumno a profesor, viceversa o entre dos alumnos se debería desinfectar el teclado (pese a que ya hemos desinfectado las manos antes de empezar la clase). En todo caso, una recomendación sería ir guardándo los ejemplos y explicaciones al teclado para hacerlos todos seguidos al final de la clase, o al final de una pieza; previa desinfección del teclado.

Muy bien, pero ¿y con qué lo limpiamos? Más adelante lo veremos.

Su por el motivo que sea usamos guantes; conviene conocer también el protocolo para quitárselos de forma segura:

Por esto, y por las toallas desechables de las que más adelante hablaremos; conviene tener una papelera disponible en el aula (a ser posible de las que se abren y cierran con tapa mediante la utilización de los pies).

Una última norma común que debemos aplicar es la de quédate en casa si tienes síntomas o no te encuentras bien. No sé si a vosotros os pasa, pero a mi me solían venir alumnos enfermos a clase (incluso con fiebre), que ni siquiera habían ido a la clase del colegio por la mañana. O bien, porque ellos no se querían perder la clase o bien por que sus padres no querían que se la perdieran. A este respecto, debemos concienciarnos más.Creo que es más perjudicial el peligro de salud que supone que el peligro de perderse una clase. Así que no se debería permitir que un alumno enfermo fuese a clase.

*Actualización: Ejemplo de protección empleado en una escuela de música de Suiza

Una pantalla de plexiglas para proteger y a la vez ayudar a frenar la inercia que solemos tener los profesores de acercarnos al alumno para corregir.

Un kit de limpieza para cada profesor, organizado por colores:

  • El blanco para el gel de manos
  • El azul para el plexiglas
  • El amarillo para las teclas del piano

Inciso sobre el lavado de manos

Actualización: Se debe tener en cuenta que cuando las manos tienen suciedad visible el gel hidroalcohólico no es suficiente, y es necesario usar agua y jabón.

Explicación (para niños) sobre el procedimiento correcto para lavarse las manos (el procedimiento es idéntico con el gel hidroalcohólico, simplemente se diferencia en el secado que se realiza esperando unos segundos):

Un resumen en imágenes:

Unas manos sucias, pueden diseminar rápidamente el virus, aquí tienes el famoso experimento de la televisión japonesa NHK:

2ª Parada: Limpiar el piano

*Actualización: en los centros alemanes recomiendan no usar alcohol para desinfectar las teclas, simplemente una solución de agua y “fairy”.

*Actualización: Análisis de un experto en polímeros sobre la mejor y menos agresiva forma de desinfectar las teclas. Aun así te recomienda no usar productos químicos si no comprendes completamente la naturaleza de sus componentes: https://www.pianoeducation.org/pnohygen.html

Este es el artículo más completo (junto a sus referencias) que he encontrado sobre cómo desinfectar el teclado del piano sin dañarlo: https://www.pianostreet.com/virus-free-piano-keys

Las principales ideas que podemos extraer de este artículo son las siguientes:

  • Las superficies de marfil (un polímero natural) o de polímero sintético de las teclas del piano pueden decolorarse o agrietarse cuando se exponen al alcohol u otros productos químicos agresivos utilizados en desinfectantes.
  • Cuidado con las soluciones de vinagre. No está completamente demostrada su eficacia y en todo caso necesitaría el teclado estar una media hora para que hicieran efecto. No dañaría teclas de plástico, pero sí las de marfil.
  • Usar desinfectantes a base de alcohol, nada de desinfectantes a base de cloro ni ningún producto que contenga cítricos.
  • Si se usa un atomizador (es decir, un spray) o una botella líquida, usar una toalla desechable (que no deje filamentos ni partículas que se puedan colar entre las teclas). Poner el desinfectante sobre la toalla y no sobre el piano.
  • Después del uso, tirar inmediatamente la toalla a la basura y lavarse las manos. No reutilizar toallas.
  • Secar siempre con una toalla seca y nunca dejar líquidos sobre el piano o las teclas.
  • Probar siempre el desinfectante en un área discreta antes de avanzar para asegurarse de que no haya una reacción adversa. Si el acabao no se desprende ni decolora ya se puede continuar después de unos minutos.

A raiz de estas ideas, podemos resumir una especie de protocolo de actuación para limpiar el teclado entre alumno y alumno. Lo primero es buscar las herramientas necesarias para los dos procesos necesarios que debemos realizar:

  • Desinfectar: puedes o usar desinfectante con base de alcohol para aplicar a una toalla desechable o directamente usar toallas que ya tengan el desinfectante incorporado. Actualización: O una solución casera de agua con jabón (o “fairy”); si no estás seguro de los efectos de otros desinfectantes químicos.
  • Secar: necesitas secar después del proceso anterior (uses toallitas desinfectantes o toallitas a las que les apliques desinfectante), así que necesitas toallas deshechables que sequen, pero que no dejen residuos tras su paso (como pequeñas fibras o fragmentos que se cuelen entre las teclas).

Y lo segundo es el ritual:

  1. Usar un desinfectante con base de alcohol sobre una toalla desechable. O directamente una toalla desinfectante.
  2. Pasar cuidadosamente la toalla desechable con el desinfectante por las teclas (u otras partes del piano que se puedan haber tocado con las manos). Y tirar la toalla.
  3. Dejar unos 30 segundos.
  4. Limpiar con otra toalla desechable el líquido que aun quede en las teclas. Y tirar la toalla.
  5. Lavarnos de nuevo las manos después de todo el proceso.

Recuerda que siempre que pases alguna toalla (humedecida o no) debes realizar el desplazamiento hacia fuera del teclado, nunca hacia dentro.

No siendo un experto en estos productos, las recomendaciones de marcas que he encontrado en páginas de afinadores y técnicos de piano son:

  • Para toallas a las que aplicar desinfectante y/o secar: la marca Wypall.
  • Para toallas con desinfectante ya aplicado: Dettol (éstas incluso las recomiendan para limpiar las delicadas superficies de los instrumento ROLI).

No he puesto aposta links de productos concretos ya que no puedo responsabilizarme de si no funcionan correctamente. La mayoría de referencias a productos concretos que he encontrado ha sido en el mercado norteamericano, por lo que no puedo asegurar cuál sería su equivalente exacto en otros países. Pero el partir de esas marcas ya puede dar una referencia a cada uno.

3ª Parada: Desplazamientos

Todo lo anterior no debe hacer que nos relajemos en otras medidas igualmente importantes que si no cumplimos pueden reducir significativamente la efectividad de lo que hemos comentado. Y una parte importante, tanto para profesores como alumnos es la llegada hasta el aula desde su casa:

Algunas medidas de seguridad para llegar al centro dónde se imparten las clases serían:

  • Siempre que puedas prioriza las opciones de movilidad que mejor garanticen la distancia interpersonal de 2 metros.
  • Si vas a realizar el desplazamiento andando deberás guardar la distancia interpersonal cuando vayas caminando por la calle.
  • En los viajes en transporte público guarda la distancia interpersonal y utiliza obligatoriamente mascarillas que cubran nariz y boca.
  • Si vas a realizar el desplazamiento individual con vehículo propio se deberán extremar las medidas de limpieza y desinfección en el interior del vehículo.

Una vez dentro del centro:

Actualización: convendría que se caminara en una sola dirección y así nadie se encuentra de cara. Una puerta de entrada y otra de salida, flechas en el suelo y todo acordonado.

Actualización: limitar el acceso de padres/madres y acompañanates de los alumnos y suplir los pequeños encuentros al principio y final de la clase con un refuerzo de la función tutorial on-line.

  • Cumplir con todas las indicaciones de señalización establecida y el flujo organizado del personas. Éstas seguramente evitarán cruces y mantener la distancia de seguridad. Actualización:
  • Evitar siempre que se pueda el ascensor.

Si se tienen que tocar puertas o pomos, una recomendación sería llegar hasta dentro del aula con guantes y desecharlos una vez dentro.

O también se puede hacer uso de pulsadores/tiradores que puedes imprimir si se tiene acceso a una impresora 3D. Aquí puedes encontrar muchos modeles entre los que elegir según el tipo de puertas que suelas abrir:

Durante el tiempo de confinamiento me he unido a la comunidad maker (frikis con impresoras 3D) que abastecía a los hospitales cercanos a mi zona. Y una de las cosas más demandadas han sido las famosas viseras (que seguro habéis visto por televisión). Si alguien está interesado en ellas, o quiere ayudar a fabricar para los que las necesiten, esta es la página web con toda la información:

Enlazo la web valenciana que es a la que yo pertenezco, pero con una simple búsqueda en google podéis encontrar facilmente la de vuestra zona.

Y una vez dentro empezar todo el ritual anterior de limpieza de manos, teclado entre alumnos, etc…

Sería conveniente también evitar el uso de llaves compartidas (que puedan tocar varios profesores) o en todo caso desinfectarse las manos después de usarlas una vez ya dentro del aula, así como controlar la entrada y salida de personas de un aula. Muchos centros dejan las aulas libres para que estudien los alumnos. Por desgracia es una práctica que deberemos evitar, si no se puede asegurar una desinfección del aula teclado después de cada uso, para asegurar que la siguiente persona que entre se la encuentra totalmente limpia.

Para evitar el uso de llaves, las aulas no deberían estar cerradas con llave y entonces solo bastaría con abrir y cerrar la puerta con el pomo (mediante guantes, mediante algún tipo de tirador/pulsador y /o lavándose las manos después).

¿Y al llegar a casa?

Advertencias a esta guía

Considero oportuno realizar una serie de advertencias sobre este texto.

  • No soy ningún profesional sanitario ni experto en riesgos laborales. Esta guía no es ningún documento oficial ni verificado, simplemente una recopilación de información de fuentes que he considerado de confianza (siempre instituciones sanitarias y asociaciones de afinadores y técnicos del piano).
  • Si alguien con mayores conocimientos que los míos sobre esta materia detecta alguna imprecisión o error, le pediría que me lo comentara para actualizar la entrada.
  • No estoy asegurando que incluso siguiendo todas estas recomendaciones estemos en un entorno 100% seguro. En ningún momento lo afirmo.
  • No estoy diciendo que debamos volver a las clases cuanto antes con estas medidas. Eso es algo que las autoridades sanitarias y educativas deben decidir de forma conjunta. Simplemente que cuando ese momento llegue (sea en unos meses o en unos años) conviene que tengamos claras unas normas de sanidad para protegernos entre todos.
  • Si cualquier cosa que indico aquí entra en contradicción con cualquier recomendación sanitaria, por favor, no me hagáis caso a mi, y seguid las instrucciones oficiales. Sobretodo si son más restrictivas de lo que aquí se indica.
  • No me responsabilizo de posibles daños a las superficies del piano por una incorrecta elección o aplicación de productos. Por ese mismo motivo no he recomendado ningún producto en concreto, más allá de nombrar marcas que simplemente señalan unos estándares de calidad aceptados por el sector.

Y recuerda…

¿nos hacemos un Ko-fi?

Este blog no contiene anuncios, y no tiene otra forma de financiación que invitar al autor a un café o una horchata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.